Una tacita de té y un gato que hace monadas

Una tacita de té y un gato que hace monadas

Con una tacita en una mano y el ratón en la otra, ¿quién no ha abierto un Power Point de gatitos o, un enlace de youtube? ¿Quién no ha tenido la tentación de adoptar uno? ¿uno atigrado? ¿uno canelita?. Sinceramente, yo no conozco a nadie que tenga un gatito de esos. Bueno, de esos sí, de los que hacen esas monadillas, no. Pero si tengo a gente que regala, tacitas. Tacitas «singles».

No negaré que siento cierta saturación. Me sube el azúcar con tanto «atontunamiento», me perdonen el palabro. Y es que «tacita a tacita«, fabricamos un muestrario al que no hay manera de darle salida. Si tengo que recibir en casa, no consigo cuatro tazas iguales. Ni tres. A veces ni dos, porque hay un par en el lavavajillas.

A decir verdad,… pensándolo bien,… eso es algo que que podría subsanar fácilmente. La solución viene de origen. Tengo que hacerme con los servicios de un gatito que haga monadas o, en su defecto un canal de youtube de un «liberado» con tiempo para grabarlos. Con tal compañía, cambiaría el objeto de atención y nadie se daría cuenta del desemparejamiento de mis tazas.

También se llevan los bebés. Bebés que dan discursos. Por favor,… ¡Qué tontería!

 

tacita

No Comments

Post A Comment